Terapia de PAREJA

¿BUSCAS TERAPIA DE PAREJA?

Para nadie es un secreto que la convivencia puede ser difícil cuando estamos en pareja, después de la etapa del enamoramiento empezamos a descubrir al otro tal como es, dejamos de ocultar nuestros defectos; esto sumado a los conflictos que se pueden presentar en cualquier relación interpersonal por el simple hecho de ser humanos.

Muchos de los conflictos se presentan cuando la forma de comunicación no es adecuada y efectiva, porque no se encuentra la forma correcta para expresar los desacuerdos, las necesidades o los sentimientos. Otras dificultades aparecen cuando aparecen asuntos personales inconclusos del pasado, de uno de los miembros y/o de ambos, que generan conflicto en la relación. 

La terapia de pareja es un espacio para que cada miembro de la pareja pueda expresarse y escucharse libremente, para entrar en un proceso de comunicación en el que se deshacen de las acusaciones, exigencias y manipulaciones, posibilitando así el re-encuentro de la pareja y rescatando la afectividad que les ha unido.  

¿Para qué sirve la terapia de pareja?
Sirve para abordar situaciones como: problemas de comunicación, de convivencia, los celos, la infidelidad, la independencia/dependencia, el distanciamiento, cualquier tipo de maltrato, entre otros.
O bien, para ayudar a aclararse, cuando existe la confusión entre continuar y romper la relación.

¿A quién está dirigida la terapia de pareja?
En todas las relaciones de parejas se viven conflictos, incluso en aquellas en donde el sentimiento que predomina es el amor; ya sea por la convivencia diaria, las creencias personales, la cercanía, el desgaste o los conflictos internos individuales.

Este tipo de acompañamiento se brinda para todo tipo de uniones: noviazgo, unión libre, matrimonio o en proceso de divorcio.
Sin importar que sea una pareja heterosexual u homosexual.

¿En qué momento es bueno acudir a terapia de pareja?
Cuando te das cuenta que la relación empieza a deteriorarse, cuando se percibe una insatisfacción constante por diversas situaciones internas o externas, cuando se han intentado varias formas de solucionar las diferencias y se está perdiendo la motivación para continuar; a pesar de que estas son las más oportunas señales, son pocas las parejas que acuden tan pronto y llegan hasta el punto en que desean separarse para decidirse a buscar ayuda.

A veces los consejos de personas cercanas pueden ayudar a salir adelante, pero otras veces es necesaria la ayuda de una persona neutral y profesional que pueda brindar algo más profundo y transformador, que un consejo.

Algunos problemas sexuales de la pareja pueden estarse produciendo por las dificultades para relacionarse, pero otros como disfunción eréctil en los hombres, anorgasmia en la mujer, pueden requerir un tratamiento médico con acompañamiento psicológico.

¿Qué se trabaja en la terapia?
A terapia acuden las parejas cuando se presenta una crisis momentánea y la quieren resolver, también cuando se tienen problemas que ya han durado años y han deteriorado la relación, para tomar decisiones difíciles y se quiere contar con la opinión de alguien experto y neutral, para resolver y/o negociar diferencias, también parejas que quieren crecer juntos y ven la terapia como una opción para hacerlo. Y cada vez más parejas, lo hacen sin aún haber formalizado su unión, buscando prevenir  futuros conflictos. 


¿Qué no vas a encontrar en la terapia de pareja?
No hay soluciones mágicas, por eso no se puede esperar resolver en una sola sesión, una relación que viene deteriorándose hace mucho tiempo, como todo camino de crecimiento requiere tiempo.
Tampoco se dan consejos, la terapia de pareja no es una consejería como muchos imaginan, porque la psicología pretende ir a lo profundo para resolver el problema, para lo que se requiere -al menos en la Gestalt-  que las personas puedan llegar a ser conscientes de qué es lo que pasa en esta relación; por lo tanto en las sesiones el terapeuta propicia el darse cuenta y la búsqueda de nuevas formas de responder a las diferentes situaciones reiterativas y disparador de los problemas de la pareja. 
Un diagnóstico completo de la pareja, porque el diagnóstico se va haciendo a lo largo del proceso, lo que se dice en la primera sesión es sólo el inicio de un diagnóstico.

¿Cómo se desarrolla una terapia de pareja?          
Se realiza una primera sesión en donde se aborda la problemática y se plantean cuáles son las posibles maneras de trabajo, se realiza diagnóstico aproximado de la problemática, para identificar cuáles son los puntos a abordar y las siguientes sesiones consisten en seguir el tratamiento que se determine, de cualquier manera desde las primeras sesiones se hacen intervenciones que permitan mejorar la relación de pareja y en algunas ocasiones se sugieren citas individuales para aquel miembro que deba resolver algún tema específico y personal que pueda estar afectando el vínculo.

¿Cuánto durara la terapia de pareja?
La duración de cualquier terapia depende del problema que se tenga, del compromiso de ambos consultantes, de la motivación que se tenga para el cambio y para continuar en pareja.  A veces basta con entre 5 y 10 sesiones, otras veces es necesaria una terapia más profunda, pero la mayoría de las veces la terapia de pareja es más breve que la individual. 

¿Cómo nos puede ayudar la terapia de pareja?
La terapia trata de abrir nuevas formas de relación, construyendo nuevas condiciones para vivir en pareja. No importa que tan deteriorada este la relación, lo importante es que ambos miembros estén motivados a permanecer unidos y den los pasos necesarios para reconstruir la relación dándose la oportunidad de vivir en forma diferente en pareja y descubriendo diferentes posibilidades para relacionarse.

La terapia de pareja también permite, cuando ya se tiene la decisión de separarse, a ayudar en el proceso para no quedarse en el conflicto y reducir el daño al mínimo posible. Especialmente cuando hay hijos fruto de la relación, porque aunque haya ruptura de la pareja, el vínculo continuará como padres, por lo que será necesario mejorar la comunicación que les permita continuar cumpliendo sus roles de padres y llegar a acuerdos en la educación de sus hijos.

¿Qué hago si mi pareja no quiere hacer terapia?
En terapia de pareja sería recomendable que asistieran ambos miembros, los cambios pueden ser más rápidos y efectivos, siendo este un proceso en el que ambos pueden darse cuenta de cómo es su existencia como pareja, para poder cambiar y ayudar al otro a hacerlo.

¿Puedo ir solo(a) si mi pareja no está interesado en hacer terapia?
Muchas veces uno de los miembros no quiera asistir porque no cree en la terapia o cree que no necesita la ayuda externa; la pareja funciona como un sistema y cualquier cosa que realiza un miembro afectará el vínculo, es decir, cuando una persona asiste a terapia individual puede realizar cambios que afectan en forma positiva a la pareja o a la familia. La desventaja es que cuando el proceso se hace en pareja, es mucho más rápido el cambio.


Carolina Vélez Hernández
Psicóloga Universidad de San Buenaventura
Cel.: 301 5410392


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Guia Sitios Directorio webs de espana